¿Qué es el tratamiento conducto y para qué se realiza?

Visto: 0

Seguro alguna vez has escuchado hablar sobre el – para algunos – temido tratamiento de conducto, que, en realidad, si es realizado por especialistas calificados, no hay nada que temer.

 

En odontología, el tratamiento de conducto o endodoncia es uno de los procedimientos más realizados al año. Este consiste en reparar y evitar la pérdida de una pieza dental sin necesidad de extraerla.

 

Para ello, se requiere de varias sesiones en donde el odontólogo realiza principalmente un procedimiento de limpieza de los canales en la raíz que está al interior de la estructura dental. De esta forma el diente queda nuevamente en condiciones saludables para su correcto funcionamiento.

 

¿En qué momento se requiere un tratamiento de conducto?

 

El tratamiento de conducto se hace necesario en el momento en que la o las piezas dentales presentan caries demasiado profundas que penetran y afectan la pulpa dentaria. También se puede requerir luego de un traumatismo y así salvar su estructura interior normal.

 

El endodoncista - odontólogo de esta especialidad-  realiza técnicas de remoción del nervio o pulpa para limpiar sus conductos y retirar los restos que puedan dejar bacterias en su interior. Posteriormente aplicará un sellador con medicamentos específicos para este tratamiento.

 

En cualquier caso, es justamente el endodoncista toma la decisión sobre si el tratamiento es la solución definitiva al problema, según la situación de cada paciente.

 

Algunos síntomas

 

¿Cómo detectar algunos los síntomas que ayuden a identificar si es posible requerir un tratamiento de conducto?

 

1-      Dolor medianamente intenso a grave de alguna pieza dental que va disminuyendo o se intensifica durante el día.

2-      El dolor se vuelve más intenso al morder con la pieza dental implicada.

3-      Inflamación de encías en áreas adyacentes a la pieza dental.

4-      Exacerbación de sensibilidad al consumir líquidos y/o alimentos calientes.

 

 ¿Es realmente para temer?

 

Se puede decir que años atrás este procedimiento producía muchas molestias y dolor. Pero, actualmente y gracias a los avances en la tecnología odontológica y a los buenos especialistas, se puede decir que el tratamiento de conducto NO produce dolor.

 

La anestesia local permite que prácticamente las molestias y el dolor en los dientes no sea percibido o es disminuido de gran manera.

En todo caso, a modo de prevención y para evitar un tratamiento de conducto, la recomendación es siempre mantener una buena higiene bucal y acudir con regularidad al odontólogo. Por lo mismo, si necesitas agendar hora para evaluación, puedes hacerlo en Clínica Vital América entrando AQUÍ.